Pedro Juan Caballero - Paraguay // jueves, 18 de septiembre de 2014

Montero hunde a la Albirroja
26-03-2013 17:57:12 // Fuente: AFP
Jefferson Montero se encargó de marcar el cuarto y lapidario gol ecuatoriano, con un remate que parecía que iría afuera. La Albirroja cae estrepitosamente en Quito por 4 a 1.

Un atestado Atahualpa de Quito recibe un nuevo entre Ecuador y Paraguay en la lucha por un lugar en el Mundial de Brasil 2014.

El representativo guaraní llega con la pesada mochila de la necesidad de sumar a como de lugar en su visita a la complicada altura de Quito. La Albirroja tiene apenas ocho puntos y en el último puesto de la tabla de posiciones de las Eliminatorias.

Ecuador, por su parte, se encuentra en el tercer lugar de la tabla. Además, jugando en su territorio no había perdido todavía un solo partido, sino que los había ganado todos.

El equipo local arrancó siendo más vertical, buscando presionar a los paraguayos ni bien se puso en marcha el partido. Tratando de utilizar la velocidad de sus jugadores para sorprender a la zona defensiva albirroja, que se mostraba compacta.

En el minuto 3, Luis Neri Caballero intentó iniciar un contragolpe que podía tener final feliz, sin embargo el volante Cristian Noboa se encargó de cortar el avance guaraní con una falta desde atrás. El árbitro brasileño Sandro Ricci pitó la falta, pero no amonestó al ecuatoriano.

De cobrar el tiro libre se encargó Víctor Ayala. Su disparo rasante se perdió lejos, afuera.

Ecuador siguió con el asedio sobre el arco paraguayo y pareció pisar el acelerador pues ya no daba respiro a la defensa albirroja. Durante algunos minutos, una detrás de otra, las oportunidades de gol se sucedieron, mientras que los paraguayos no conseguían cortar con los embates locales.

Paraguay comenzó a buscar los espacios para comenzar a crear algunas oportunidades sin demasiada claridad aún.

En el minuto 14, un lateral ejecutado desde el costado derecho no fue bien despejado por la defensa ecuatoriana y quedó en los pies de Luis Caballero que remató fuerte, abajo y envió el balón que se desvió en Edgar Benítez y fue a las redes del arco de Alexander Domínguez, abriendo el marcador. El delantero albirrojo ponía el 1-0 y dejaba en silencio al Atahualpa.

Poco minutos después, la Albirroja volvió a generar una nueva llegada sobre el arco ecuatoriano, pero la zona defensiva local diluyó el intento.

Ecuador no estaba dispuesto a entregar su invicto jugando en casa y de manera casi automática salió a buscar el empate.

En el minuto 23, los locales tuvieron la posibilidad más clara de gol cuando luego de un centro, el balón fue desviado por la cabeza de Javier Achilier. El esférico parecía perderse entre las redes de Diego Barreto, pero para suerte de los paraguayos, el balón pegó en el travesaño.

Los ecuatorianos seguían presionando en busca de la paridad. En el minuto 27, un centro desde la izquierda de Jefferson Montero iba camino a encontrarse con el cabezazo de un delantero, pero Barreto se encargó de despejar lo que parecía un gol cantado.

El gran susto para la Albirroja se dio en el minuto 30, cuando Montero ganó una vez más el fondo y envió un centro largo que fue bien conectado por Antonio Valencia. El jugador del Manchester envió el balón a las redes, pero el línea tenía el banderín levantado, por lo que la jugada fue anulada debido a una posición adelantada.

Ecuador se dio cuenta de que por el costado izquierdo tenía facilidades, por lo que comenzó a presionar por ahí. Es que Víctor Ayala no bajaba para apoyar en la defensa, por lo que Iván Piris se encontraba solo para tratar de frenar los ataques locales.

En el minuto 36, Montero dejó atrás una vez más a Piris, quien cometió falta. El árbitro sacó amarilla al defensor guaraní, pese a ser su primera infracción. Una rigidez que no había tenido con las sucesivas faltas ecuatorianas.

Del tiro libre llegó un centro al corazón del área, donde Felipe Caicedo se llevó por enfrente a todos y marcó el empate ecuatoriano con un fuerte cabezazo.

Los ecuatorianos no tardaron en buscar el segundo gol y pudieron haberlo convertido en más de una ocasión. Algunos centros que los delanteros locales no consiguieron aprovechar pudieron haber hecho variar nuevamente el marcador.

El primer tiempo llegó a su final con el empate impuesto en el marcador y para darle tiempo de respirar a los paraguayos que ya comenzaban a evidenciar los embates del cansancio y la altura.

En la complementaria, el guión de los primeros parecía repetirse. Los locales arrancaron con todo, buscando aprovechar la velocidad de sus jugadores por los laterales. Y fue eso lo que tuvo rápidamente un premio.

Gerardo Pelusso ordenó el ingreso de Víctor “Topo” Cáceres, en sustitución de Richard Ortíz.

En el minuto 49, la historia parecía repetirse. Montero una vez más dejó atrás a Piris y en el mano a mano pateó fuerte, abajo, al palo más alejado de un Barreto que se estiró, pero nada pudo hacer para evitar el 2 a 1 ecuatoriano.

Paraguay intentaba recuperarse, pero los ecuatorianos no daban tiempo para que los guaraníes pudieran tomar siquiera una bocanada de aire y ya llegaban una y otra vez.

En el minuto 53, Montero se encargó de ganar una vez más el espacio por el costado izquierdo y envió un centro bien conectado por Cristian “Chucho” Benítez, quien de cabeza marcó el 3-1 para los locales. Un marcador lapidario, que nos aleja cada vez más de la pelea por la plaza en Brasil 2014.

Tras el tercer gol ecuatoriano, Pelusso ordenó el ingreso de Nelson Haedo Valdez, en un intento de sumar poderío a la zona ofensiva.

El equipo paraguayo empujaba, más con corazón que con fútbol, en busca de alguna posibilidad de descontar. Los ecuatorianos, sabiéndose tranquilos ganadores, soltaron un poco el acelerador y jugaban con la desesperación paraguaya, intentando aprovechar algún contragolpe rápido.

Y fue así que se concretó el cuarto. Un pase largo llegó a los pies de Montero que enganchó hacia adentro y pateó suave, pero para desgracia guaraní el balón se desvió en su camino a la portería, engañando a Diego Barreto, quien se quedó parado mirando como su arco caía por cuarta vez.


Comentarios